VISITA AL GINECÓLOGO

 

¿Por qué es importante ir al ginecólogo/a y desde qué edad se recomienda?

Todas nosotras nos hemos preguntado alguna vez, a qué edad debemos ir al ginecólogo/a. Lo recomendable es hacerlo al primer signo de inicio de la pubertad, que aproximadamente sucede a los 9 u 11 años, cuando empieza a aparecer aumento de glándulas mamarias, vello púbico y axilar; y es obligatorio si ya tuvieron su primera menstruación.

Esta etapa trae consigo muchos cambios físicos, emocionales e inquietudes, que para muchas es vergonzoso hablar con sus mamás, u obtienen información confusa de sus amigas. Por eso lo ideal es acudir a un/a profesional, y si son menores de edad, acompañadas de un adulto.

Este experto es el único que puede despejar todas sus dudas, pues cuenta con experiencia e información científica. Puede ayudarlas a conocer más sus cuerpos, a través de diferentes controles y exámenes como: palpaciones mamarias, ecografías de útero y ovarios, etc. También a reconocer lo que es normal en sus ciclos menstruales, manejar los síntomas que tengan como: menstruaciones irregulares, ovarios poliquísticos, exceso de acné, malformaciones femeninas congénitas, dolores, infecciones, flujos vaginales, bultos en las mamas; y responderá sus dudas, incluso de temas “tabú” como: sexualidad, anticoncepción y embarazo.

 

 

Además, les explicará datos importantes como: el uso de ropa interior adecuada y productos femeninos, como: toallas sanitarias, protectores diarios y tampones. Y también temas como: aseo genital, alimentación e hidratación, ejercicios.

¿Qué visitas son imprescindibles?

La primera debe ser cuando tengan su primera menstruación y la segunda, cuando comiencen su vida sexual, así podrán aclarar todas sus dudas.

Después se recomienda tener visitas de revisión cada 6 meses o 1 vez al año como mínimo, para controlar y cuidar de su salud y su cuerpo.

 

 

 

Compartir:

Íntima Web